PENSIÓN BAJAMAR
Ladrido s/n
Ortigueira
A Coruña 15339
bajamarladrido@gmail.com
981 408 063

LA IGLESIA DE LADRIDO

Había pensado en escribir algo sobre la iglesia de nuestra parroquia, pero no encuentro motivos para hacerlo porque este blog no es el lugar apropiado para encontrar información de cierto tipo sobre tal edificio, además me tendría que documentar y ello acarrearía demasiado tiempo y esfuerzo para lo que se pretende.
Baste con decir que su forma actual data de principios del siglo XIX. Está un tanto deteriorada, pero por las informaciones de que disponemos, en breve se procederá a su restauración.
De modo que les muestro unas pocas fotos que realicé hace unos días, al tiempo que iba a llenar nuestra garrafa diaria de agua a Fontemoro.



PIZZA DE BACON Y ACEITUNAS CON CRUJIENTE DE QUESO

Para cenar hoy tocaba pizza. La madre se encargó de amasar la base, pero al llegar de otros quehaceres resulta que nos dimos cuente de que no teníamos el queso que usamos habitualmente, solo un poco de Arzúa-Ulloa y un gran trozo de queso holandés.
Al principio decidimos congelar la masa ya fermentada, pero como nunca nos ha dado buen resultado esta técnica para las masas de pizza, decidimos freír una mitad y con la otra elaborar unas mini pizzas con el queso gallego, un poco de bacon y unas aceitunas.
Normalmente, hacemos una pizza familiar grande, casi como una rueda de carretilla, pero como no tenemos todavía controlada la técnica de colocación del queso en tan minúsculo formato, gran parte del mismo se desparamó por la placa del horno dando lugar a un crujiente la mar de apetitoso.
He aquí el resultado.
Otro día haremos la pizza “comme d’habitude” y se la mostraremos.


PAN FEITO NA CASA

Onte quedou unha tarde un tanto aciaga e ocorréuseme poñerme a facer pan, aproveitando que tiña fariña de calidade na casa.
Utilicei unha fariña de forza da marca Harimsa, que é de boísima calidade, coa que se poden facer marabillosas bases de pizza, filloas, pan, bolas de entroido ou calquera outra elaboración que lles pareza.

Se os ingredientes son bos, os resultados soen ser tamén bos. Cando facemos bolas de entroido con esta fariña non se nos resecan tan axiña e igual acontece co pan.
Nunca antes o fixera, pero todo é poñerse. Engadinlle unhas noces da nosa nogueira e uvas pasas de corinto que nos quedaran do nadal.

O resultado foi boísimo e creo que pouco durará.
É moi fácil, xa saben, fariña, auga, levadura de panadería e sal. Se se quere pódenselle engadir noces (incluso as de Borges son válidas, porque ao ir mesturadas no pan o sabor artificial non é tan contundente) ou uvas pasas.
Trátase de amasar e deixar levedar durante 30 ou 40 minutos. Meter no forno a uns 150 graos durante outros 35 ou 40 minutos.
Queda un pan esponxoso, apto para tomar no almorzo, na merenda ou mesmo de postre acompañando un café.



Animádevos.
É moi fácil. O padal e a saúde agradeceránvolo. 

O REI CENTOLO

Titulo este post desta maneira lembrando As Covas de Rei Cintolo, en Mondoñedo e porque cremos que este crustáceo é un dos grandes produtos da gastronomía galega  das zonas costeiras, evidentemente.
Existen moitos mitos ao respecto que un non pode saber se son certos ou non. Dise que os mellores meses para a súa degustación son os que levan “r”, dise que é preferible elixir centola ca centolo porque a femia sempre terá máis coral no seu interior.
Se lles digo a verdade, non teño moita idea de cal pode ser a época preferible para consumilos, algúns indícanme que nos meses de marzo e abril e outros que mellor no verán, nos meses de xullo e agosto. O único que teño claro é que en época na que están en veda non se poden consumir e este ano está permitido extraer do mar centolo nos meses de xaneiro, febreiro, marzo, xuño, xullo e agosto. Así o poden corroborar no blog da Confraría de Pescadores de Cedeira, unha vila de pescadores de aquí ao lado.
O que si lles poido contar é que xa teño discutido o meu sobre se se debe comer quente ou se debe comer frío, pois en Galicia, polo que a experiencia me indica, é máis habitual comelo en frío. É costume cocelo o día anterior e deixalo repousar para o día seguinte, incluso na neveira.
Nós comémolo en quente, recén cocido, e pensamos que na nosa zona se degusta sempre en quente, igual que as cigalas, os percebes, as nécoras ou os bois de mar.
Gústanos o seu sabor tal cal, sen aditivos, conservantes, colorantes, cebolas, pementos ou calquera outro ingrediente que se lle poida engadir, como o viño branco tan habitual para acrecentar o caldo que xa de por si debería está bo.
O uso destes ingredientes, se cadra, xustifícase por disfrazar a calidade mediocre do produto, pero isto non é seguro, porque sobre gustos non hai nada escrito, aínda que nós prefiramos degustalo como a natureza nolo presenta.

UNHA IMAXE E UN POEMA (II). A ORTIGUEIRA DE ÁLVARO CUNQUEIRO

De Ortigueira conservo yo, a la vez para el magín y para el corazón, una imagen tan nítida, tan cabal de contornos, color, sonido y olor, que me pasa con ello un poco lo que con mi Mondoñedo natal, que a fuerza de llevarlo en los ojos y de transcenderlo de memorias y nostalgias, me ahuyenta de la pluma las palabras: quizás esas mariposas mágicas de la lengua, la única riqueza que posee un poeta a medias vagabundo, que quisiera estar ya de retorno. Ulises colgando el remo en el propio hogar. Estrofa, para los griegos, es lo que vuelve, lo que siempre retorna. Pues bien, en mi estrofa viril hay un verso que bien vale un alado endecasílabo: Santa Marta de Ortigueira. Cada vez que lo repito en mi soledad, rehago un poco el rostro de la villa. Por ejemplo, en mis primeros días de Ortigueira leía yo el delicioso libro de Bell Compton sobre la pintura de Turner, con las reproducciones de los cuadros del gran pintor: nieblas traslúcidas o de marfil, navíos anclados en aguas temblorosas, luces fugitivas en la lluvia. Turner, lo recuerdo bien, era mi pasión de entonces. ¡Quién pudiera ser uno de aquellos hombres que, en uno de los tantos cuadros de Turner, contempla desde un muelle cualquiera la llegada, entre la perpetua y fría niebla, de las naves de Indias!”

Alvaro Cunqueiro. "Mi Ortigueira". Festas de Santa Marta de Ortigueira. 1951



Texto escrito por Álvaro Cunqueiro  no ano 1951 en tempos de oscuridade e tebras, sendo profesor no colexio de Santa Marta, cando colaboraba no semanario falanxista Era Azul. 
Son moitas as investigacións e especulacións sobre a ideoloxía do autor mindoniense neses anos, se cadra de galeguismo encuberto daqueles que decidiron exiliarse interiormente dentro do seu país.
Independentementemente de cuestións ideolóxicas e políticas, sobra dicir que se trata dun texto fantástico de exaltación da nosa vila que nos parece un magnífico complemento a un lusco e fusco no peirao de Ortigueira, nunha tarde maina de inverno, e que nos recorda (só un pouquiño) ás pinturas de Joseph Mallord William Turner que inspiran o sentir romántico do noso autor ao describir a vila.




Fotografía: Luís Manuel Yáñez Fraguela
Texto tirado de: Centro Virtual Cervantes


LA VOZ DE ORTIGUEIRA

La Voz de Ortigueira es, según indica su cabecera, un semanario defensor de los intereses generales de Ortigueira y su comarca.
He hecho una búsqueda rápida por Internet y no he encontrado nada relacionado con esta publicación fundada en 1916. Quizás yo no sea un gran gestor de la información y la búsqueda no haya sido la adecuada, pero sí les puedo asegurar que casi siempre encuentro los documentos que se adaptan a los criterios de búsqueda utilizados. Únicamente he encontrado algo de información -5 líneas- en la página del Ayuntamiento
La cuestión es que quería mostrarles, como curiosidad, que en Ortigueira disponemos de una publicación periódica semanal que trata intereses locales. Esta publicación fue fundada por David Fojo y consta de una única "hoja" -como las de cualquier periódico convencional- plegada en dos partes. Los contenidos están, casi todos, escritos en castellano, aunque puede aparecer alguno en gallego, pero muy esporádicamente, porque en esencia está enfocado por gallegos castellanopensantes y puede que para gallegos castellanopensantes.
Nosotros estamos suscritos a esta publicación por tradición, pues siempre ha sido así y por mantener nuestra orteganidad... no sé... tener la Voz de Ortigueira es una cuestión de municipalidad, o por lo menos yo así lo entiendo, aunque tampoco me he parado mucho a pensar. Está y punto. Si les soy sincero... cuando viene a comer algún ortegano de verdad, de los que llevan el municipio en la sangre, mola mazo tenerlo aquí porque te lo has ganado, ya perteneces al grupo de los de toda la vida, y eso da facilidades en el trato con este tipo de clientes... entonces lo sacas y comentas aquello que medio has leído y que habías pasado por alto... ...pero que en ese preciso momento cobra gran interés. Ya me entienden! 
Porque yo apenas lo leo. De verdad!. Mentiría si digo lo contrario. Y no quiero mentir. Cuando la recibimos le echo un vistazo muy por encima, de un minuto aproximadamente, y la vuelvo a dejar en su sitio. Luego, durante toda la semana, aparece el folleto en todos los lugares: en la mesa de la cocina, en el mostrador, en el montón de periódicos acumulados durante días que irán a parar al contenedor: el Hola, Mujer hoy, El semanal tv, La Voz de Galicia, la publicidad de El Corte Inglés, la factura de Vodafone, el Digital + (que veo por aquí) y demás recortes y sobres que uno no entiende muy bien de dónde salen. Pero bueno... están. Supongo que esto pasa en casi todas las casas. Al final mi hermano, que se ocupa de esta tarea, los lleva al contenedor. Pero no se sabe cómo ni por qué -yo no me explico-, al instante, ya hay otra Voz de Ortigueira merodeando por tus alrededores. Ah claro! es viernes y acaba de llegar una nueva.
Pues sí... tengo una gran relación -como pueden comprobar- con este periódico minúsculo cuando está doblado en cuartos, porque siempre viene doblado en cuartos. 
¡Va...venga... lo voy a desplegar! ¡Miraré el de esta semana -pienso yo-.
Y leo:
 La defensa nacional y el cambio climático.
Y pienso: 
¡Qué coño tendrá que ver esto con Ortigueira, sus intereses y los de su comarca!
Me desanimo...y dirigo la vista hacia mi derecha... y vuelvo a intentar leer un artículo en su totalidad:
Y leo:
El gran modelo
Y pienso:
 - ¿Qué tratará este tío? un tal Jaime Rodríguez-Arana
Y pienso: 
- Este tío salía en el Telediario de TVE... si... efectivamente... es muy conocido. ¿Y este? ¿Será de Ortigueira? ¿Por qué escribe entonces en la berza o verza?...bueno, supongo que para escribir aquí no es necesario ser de Ortigueira... parece interesante, porque con ese caché, además es catedrático de derecho-administrativo... ah entonces no es el que salía en el telediario... porque para eso hay que ser periodista, digo yo... aunque hay muchos que salen en televisión y llegan a polemistas y no son periodistas ...¿por qué no puede llegar a presantar un telediario?... en fin... qué dice?
Y retomo la lectura: 
"La crisis moral que asola el mundo es de tal calado que el modelo económico chino es..." y me hago una pregunta similar: ¿A quién de Ortigueira le podrá interesar la moral social mundial? ¿Alguien leerá esto?. En el  Nuevo Club de Ortigueira quizás... no sé... es lo que pienso, mentiría una vez más si dijese lo contrario. En estos momentos no me apetece...¡paso! No hay algo dirigido a aldeanos... porque yo sé leer, me preocupo por aprender un poco cada día, he estudiado y no puedo con ello... y este otro tío tan acorbatado con esta pose de intelectual años 70... no me resulta motivador... y repito, no les quiero mentir... ¿y la función principal de la prensa, en general, no es ganar dinero?... claro... la orteganidad...la falsa pero verdadera municipalidad que nos une.
Pasaré página:
TELÉFONOS DE INTERÉS, TELÉFONOS RURALES, MISAS DOMINGOS Y FESTIVOS, (viene de la primera página), JAIME RODRÍGUEZ-ARANA es catedrático de derecho administrativo -¡¡¡pero si ya lo sabía!!!!- El alcalde Rafael Girón promocionó..., ARANA, en el Directorio de la Red Eurolatinoamericana de Derecho Administrativo -qué pesados con este hombre- Tablas de Mareas de Marzo, Natalicio, ANUNCIESE SUSCRIBASE A ESTE SEMANARIO.
Se acabó.


Si, que digo que se acabó............ fin. 


Esta semana no había cotilleos. Cachis!!!


JE SAIS FAIRE LA PATISSERIE

Estaba eu esta mañá sen saber moi ben qué facer. Rebuscando como quen vai ao faiado e atopa obxectos en desuso que xa case nin lembraba, deume por botar man da bibliografía que hai pola casa relacionada coa gastronomía. Todos os libros que temos relacionados con esta disciplina foron mercados pola nosa nai hai xa máis de tres décadas en París, cidade na que os nosos pais viviron durante algúns anos. Daquela a xefa, dona e alma deste negocio adicábase, ademais de a traballar, a facer cursos de cociña e supoño eu que os libros que mercaba tiñan a ver coas súas clases. Cómpre dicir que asistía aos cursos tan afamados posteriormente chamados Cordon Bleu -aí é nada- pero logo deixouno por avatares da vida.
Chámanme a atención moitos, pero hoxe a miña man foi pousarse nun titulado: Je sais faire la patisserie de Ginette Mathiot. Paris: Albin Michel, 1938. O noso exemplar foi impreso no ano 1969, pero é a primeira edición. Non sei se houbo máis edicións ou só existen reimpresións.
É un libro fermoso, con olor a vello, un pouco despegado polo lombo e con algunhas manchas, que lle confire grande nobreza e algunha que outra morriña de tempos pasados.
Na carátula aparece a fotografía dunha muller duns corenta e cinco anos con un peiteado ao máis puro estilo Sara Montiel e que xunto coa súa vestimenta recatada, un pouco Channel, a caracteriza como nai de familia que cociña para os seus… pero tamén moderna, para aqueles anos en Francia, é dicir, que ía cear e bailar co seu home, podía tomar unha ou dúas copas e incluso fumar algún que outro cigarro, podía saír ao cine coas súas amigas e ir elexir modelo a algunha boutique na capital francesa un ou dous días por semana.
A portada é clásica, moi alonxada dos libros estilo 2.0 que tanto se estilan en gastronomía na actualidade, lóxicamente.


As receitas son as de toda a vida, aquelas que tanta sona lle teñen dado á gastronomía francesa: pouddings, brioches, pains, glaces, crêpes, crèmes, compotes, biscuits e tantos e tantos nomes que hoxe en día forman parte do léxico de calquera cociñeiro ou gastrónomo do mundo.
Aparecen moi poucas ilustracións, pero as que hai son preciosas, por seren primarias, como dibuxadas a man alzada. Están en branco e negro e consisten, case todas, en aparellos de cociña que se cadra naquela época non eran tan universalmente coñecidos: moldes de formas variadas para facer galletas, para biscoitos, e algunha ilustración de cómo manipular a masa follada ou cómo enroscala e cortala para facer palmeiras –supoño que daquela as palmeiras eran algo novedoso-


A partir de agora prometo utilizar os seus contidos e elaborar algunha que outra receita deste libro de referencia tan importante e valioso. E xa de paso mellorar o meu nivel de francés.

GUISO DE BERBERECHOS

El guiso de berberechos es un plato que nos gusta mucho. Alguien me ha preguntado ya en alguna ocasión, todo extrañado, si se podía hacer un guiso con los berberechos, tan diminutos ellos. Pues sí... y está muy bueno. Me atrevo a decir, además,  que es nuestra forma preferida de preparación de este bivalvo que tanto abunda en nuestra ría.
Está hecho a base de patatas, perejil, cebolla, huevo cocido y los berberechos previamente escaldados y limpios  de conchas y arena.
Se deja cocer todo en una olla y se le añade un sofrito de ajo, pimentón dulce y aceite de oliva.
Es de destacar el sabor a berberecho de la patata.
No dejéis de hacerlo porque seguro, segurísimo que os sorprenderá.

DESANDAR EL CAMINO ANDADO

Hace ya unos pocos años que comenzamos a renovar las instalaciones.

Claro!, en aquellos momentos nuestra experiencia con la decoración era mínima. Poco a poco, a base de tropiezos, equivocaciones y de cierto esfuerzo por intentar aprender un poco y así poder alcanzar nuestro objetivo, nos hemos dado cuenta de algunos de nuestros errores, que seguro que son muchos todavía.
No obstante, algunas cosas creemos que las hemos asimilado:

1. Decorar bien no es nada fácil: era un asunto que pensábamos que cualquier persona podía realizar, y nosotros también, pero nuestra experiencia nos indica que es más complicado de lo que a priori puede parecer.
2. La importancia de combinar los colores es fundamental: un principiante -como nosotros- creemos que debe combinar únicamente dos colores, uno que sea la base y otro que se le puede acoplar, siempre teniendo en cuenta los muebles a utilizar. La combinación de tres o más colores es muy complicada para un inexperto en tal labor.
3. La correcta vestimenta de las habitaciones hace el espacio acogedor: para que el espacio sea acogedor una buena elección de los textiles de camas (lino, algodón...), alfombras, cortinas y demás son fundamentales . En ellos se podrá integrar el segundo color que contraste con el cromado base de la estancia.
4. La iluminación debe ser la adecuada: sin una buena iluminación, el espacio puede continuar siendo un churro. La intensidad, el cromatismo de la luz y su correcta colocación son aspectos esenciales a tener en cuenta.
5. El mobiliario debe ser funcional: nuestro estilo se basa en la funcionalidad. Consideramos que nuestros clientes potenciales necesitan un buen armario, un colchón en el que dormir a gusto y un amplio cuarto de baño, en el que el agua salga a presión y a la temperatura adecuada. La mesita de noche debe estar, pero no es tan importante, bastaría una tabla en la que apoyar el teléfono móvil, el vaso, la botella de agua, y algún que otro objeto que el huésped considere imprescindible tener a mano.
Tenemos la suerte que nuestro edificio está rodeado de ventanales amplios, los techos son altos y casi no hay humedades, ello hace nuestro trabajo más llevadero y los resultados son bastante satisfactorios.

Aún así, no podemos evitar preguntarnos: ¿Y si un decorador profesional se pusiese a elegir los colores de nuestras paredes, y combinarlos con las texturas de los tejidos? ¿dónde ubicaría los puntos lumínicos? ¿qué tipo de luz elegiría? ¿pondría alfombras o dejaría el suelo tal cual? ... y nos autocontestamos que seguro que lo haría bien, pero que probablemente no alcanzaría a reflejar nuestra personalidad de un modo tan rotundo y con ello perdería encanto, porque incluso nuestros errores son una forma de decoración.
Todo esto viene a cuento (que se me olvidaba) de que hemos reconsiderado la decoración de la primera habitación renovada -hace ya cuatro años- , le hemos comprado algunas cosillas que aportan frescor, juventud y al tiempo comodidad, hemos repintado con un color más claro (un blanco sucio)... Y ya de paso hemos cambiado los colchones por otros más duros. Era una necesidad!!!