PENSIÓN BAJAMAR
Ladrido s/n
Ortigueira
A Coruña 15339
bajamarladrido@gmail.com
981 408 063

UNHA FONTE CHEA DE CROISSANTS

Hai tempo xa que viñamos cavilando na posibilidade de elaborar os nosos propios croissants, porque na zona, non hai lugares onde mercar este tipo de produto caseiro e coa calidade que merecen. Supoño que os panadeiros da zona mércanos conxelados e métenos no forno para logo vendelos, ou esa é a impresión que a nós nos dá.
Normalmente, para o almorzo sempre ofertamos pan galego do día con manteiga e marmelada, froita, zumo de laranxa ou de pomelo, auga e un pedazo de queique caseiro como base. Non obstante podemos variar a oferta por razóns circunstanciais, é dicir, que imos a algún lugar onde se pode mercar unha bica interesante, pois mercámola, que os xoves hai churros de calidade na praza, pois ergémonos con tempo e imos na súa procura. Desta maneira se alguén pernocta uns cantos días, o seu almorzo contará con certa variedade tanto sincrónica como diacrónica.

A idea de elaborar os nosos propios cruasáns parte da lectura dunha entrada no blog “El Comidista”, na que se indica que en España non hai, en xeral, croissants de calidade, como sí acontece en Francia. Ao que nos preguntamos: por que en Francia se elaboran cada día de forma caseira e aquí temos que comelos conxelados? Será polo tópico de que son moi difíciles de elaborar e por iso non se fan? Será que os franceses son máis traballadores ca nós? Será porque ao ser un produto autóctono e ao terlle máis cariño póñenlle maior empeño? Eu supoño que a costume e tradición de facelos tira por un para poñerse cada mañá, como un percorrido por estrada que cremos lonxano, pero que se, obrigatoriamente o temos de percorrer unha vez por semana, a lonxanía vai quedando nun segundo plano e aquel lugar chegará incluso a parecernos que está só uns metriños máis alá do mundo coñecido. A carreiriña dun can.
Pois co ánimo da carreiriña dun can nos puxemos onte á tardiña a facer os desexados croissants, pensando na complicación que suporía darlles forma. Primeiro fixemos a masa nai, logo mesturámola con máis fariña, azucre, leite. Formamos unha bóla e deixámola en repouso, envolta en papel film, toda a noite. Xa pola mañán puxémonos a dobrar a masa semifollada. Este paso resultounos o máis complicado, non obstante, coa paciencia debida, fómoslle dando forma para, finalmente, cortalos en triángulos máis ou menos homoxéneos, enroscalos e metelos ao forno prequentado.
O resultado, como se aprecia na imaxe, foi bastante satisfactorio, para tratarse da primeira vez. Quizás deberiamos deixar repousar na neveira un pouco máis -30 min.- a masa logo de cada dobra. Son tres dobras as  indicadas, nós démoslle catro, sen decatarnos. Uns pouquichiño máis de forno tampouco lles viña nada mal.
Non obstante, despois de feita a proba, consideramos que non é tan difícil como a xente comenta. Seguro que os que o din nunca se puxeron a facelos. Ou non lles gusta cociñar o suficiente.
Agora toca indagar se cabe a posibilidade de meter os trianguliños no conxelador  para poder unicamente desconxelar, enroscar, fornear e consumir. Así fixemos con parte da masa, gardámola nun taper cos trianguliños separados entre si con papel de forno.
Agora teremos cruasáns caseiros cada día.
Xa era hora!
Intentaremos depurar a nosa técnica e corrixir os erros cometidos. Porque como case todo na vida “querer é poder”.

UN (SEMI)PASEO POR LA CIRVUNVALACIÓN EN ORTIGUEIRA

Este paseo que les proponemos rodea en parte la villa de Ortigueira, desde su entrada, según llegamos de la localidad veciña de Espasante, hasta el centro. Llamamos centro a la Praza de Isabel II, donde se ubican la Iglesia de Santa Marta y el consistorio.  Los asiduos a acampar en Morouzos durante el Festival do Mundo Celta conocerán la ruta a la perfección, pues es uno de los tres o cuatro caminos que llevan a los jóvenes en peregrinación al lugar, quizás el más concurrido.

Es un recorrido asfaltado, con aceras amplias, recién renovadas, quizás un poco altas, rematado con un pasamanos de madera tratada para aguantar las embestidas del temporal. Para nuestro gusto ha quedado un tanto “parque temático”, porque las aceras, de presencia muy evidente, se comen  el paisaje natural, de tal manera que cuando uno camina se siente en una elevación un poco artificial. A medida que nos acercamos a la Praia de Morouzos las aceras en piedra se convierten en senderos de tablas gruesas, también tratadas y perfectamente colocadas en sentido perpendicular, unas detrás de otras. En algunos tramos el suelo se eleva, quedando a aproximadamente medio metro del firme del terreno. De esta manera podremos caminar al son del ruido de nuestros propios pasos, a modo de percusión. Como las txalapartas en la música tradicional vasca, la cadencia del ritmo auditivo acompasará su paseo en algunos tramos. Estos senderos artificiales nos hacen pensar, a algunos, en un decorado idealizado, más propio de la película “El Mago de Oz” que de una playa natural maravillosa, que precisaría de menos inversiones materiales y más inversión en educación social, sobre todo en lo referente a la conservación, disfrute y puesta en valor de una zona natural protegida.



El recorrido está poco urbanizado en su primer tramo, únicamente algunas casas de planta baja, la mayoría bien cuidadas, pintadas y con jardín o macetas con flores en su entrada.
El paisaje invita a la reflexión, podremos contemplar, a nuestra derecha y a lo lejos, la Illa de San Vicente y el perfil verdoso de la parroquia de Ladrido sobre un océano azul y atlántico de acantilados y olas que dotan de claridad el conjunto. El final de la (semi)ruta que les proponemos esta vez, está en el pinar de Morouzos.



Podrán, si les apetece, continuar hasta el centro de la villa, bien por carretera asfaltada o por sendero habilitado.
Esta ruta es ideal para caminantes o para amantes de la bici, pues al tratarse de una circunvalación podremos desistir de continuar sin alejarnos demasiado del pueblo.
        



Fotografía 1: Desvío a la entrada de Ortigueira para Praia de Morouzos.
Fotografía 2: Casa pequeña. Al fondo a la derecha la Punta de Ladrido.
Fotografía 3: Paisaje. Parroquia de Ladrido al fondo.
Fotografía 4: Casa restaurada tradicional con palmera. Al fondo el Océano Atlántico.

QUESO DE VACA COMPRADO EN EL MERCADO (O PLAZA)

Es fantástico este queso de vaca de elaboración artesana por ganaderos-queseros de Ortigueira. No es posible adquirirlo en supermercados, es necesario ir a algún mercadillo celebrado en cualquier pueblo de Galicia. Nosotros lo compramos en el de Ortigueira, que se celebra cada jueves, sin falta. En un futuro próximo hemos pensado escribir algún artículo al respecto. Pero…cada cosa a su debido tiempo.
Es un queso suave, mantecoso, con cierto gusto ácido propio del suero de la leche cuajada. Es un sabor primario, de leche de vaca sin manipular. Sirve para comer solo, con un buen dulce de membrillo, con mermelada (a ser posible casera), para hacer tartas… A nosotros nos gusta untarlo en una tostada y acompañarlo con algún alimento dulce.
Está bueno también con “roscón o trenza”. Es un bollo gigante hecho con huevos, manteca, anís y harina, basicamente. Aunque esta última opción engorda mucho más.
La fotografía no ha sido manipulada con ningún programa informático. Es que hemos puesto el queso en una ventana de la casa. 

TARTA DE CEREZAS. RECETA

Comienza la temporada de cerezas. Aunque, como casi toda la fruta de temporada, está buena tomada en crudo, lavadas y listo, hemos decidido esta vez intentar elaborar un postre fresco que no empalaga, fácil de ejecutar y con ingredientes que podremos conseguir en la tienda de la esquina.

Ingredientes para 6 raciones completas:
-         1 Kg de cerezas rojas.
-         150 gr. de azúcar.
-         150 gr. de harina para repostería.
-         Un sobre pequeño de impulsor en polvo.
-         ¼ litro de leche.
-         2 huevos.

En un bol, mezclamos y removemos con la mano la harina, el azúcar y la levadura. Añadimos los dos huevos y la leche, que batiremos con una varilla hasta que nos quede una masa un tanto líquida pero espesa, similar a la masa para hacer crepes.
Incorporamos las cerezas previamente lavadas, en dos mitades y sin hueso.
Vertemos la mezcla en un molde previamente untado de mantequilla. También sirve un molde de silicona especial para horno.
Introducimos en el horno precalentado a una temperatura de 200º C durante aproximadamente una hora.
Retiramos del horno y dejamos enfriar.



TORTILLA DE PATACAS DE CEDO

Coñecen vostedes a tortilla española? A versión máis común deste prato faise con patacas, cebola, ovo e sal.
Disculpen o atrevemento, xa sei que a teñen comido en inumerabeis ocasións e por tanto, non insistirei no proceso de elaboración, só lles amosarei esta miña versión que tantas ganas lle puxemos ao facela no día de hoxe.
Por que, precisamente, hoxe? Pois porque tiñamos patacas de cedo ou patacas novas, as primeiras da sazón, as recén chegadas do terreo, despois de varios meses comendo patacas vellas, recollidas as últimas, as máis serodias, no mes de agosto, na nosa comarca.
A pataca que se recolle agora no Ortegal, en maio, plántase no mes de decembro. Tamén poden plantarse no mes de febreiro ou marzo, para seren recollidas no verán.
A orixinalidade do post reside non na tortilla en sí, senón na calidade do produto coa que foi elaborada, nas patacas de Loiba, cultivadas en terreo ben estercado e nos ovos caseiros que empregamos. Un exemplo de slow food accesible económicamente para moitos, mais fisicamente para só uns cantos.
Xa apetecían unhas pataquiñas novas! Nada mellor para probalas que unha tortilla.



HUEVOS GRATINADOS. RECETA

Para una noche de Eurovisión, lo mejor es una receta rápida, que podamos haber hecho previamente, a la que añadir en el último momento el queso, introducir en el horno y gratinar, para luego tomarnos unas copas en el salón, mientras aliviamos los nervios de las puntuaciones.
Les proponemos hoy huevos con jamón gratinados.

Para su elaboración necesitaremos (4 personas)
-         4 huevos.
-         8 lonchas de jamón hermosas. Sirven también 8 lonchas de bacon no muy gruesas.
-         ½ litro de leche.
-         60 gr. de mantequilla.
-         3 ó 4 cucharadas de aceite de oliva.
-         3 cucharadas hermosas de harina de trigo.
-         Una cucharada pequeña de tomate frito.
-         Queso rallado para gratinar.
-         Sal.

Cocer los huevos  y dejar enfriar un rato. Quitarles la cáscara. Cortar cada huevo por la mitad y enroscar cada una en una loncha de jamón.

Para la bechamel:
Derretir en un cazo la mantequilla junto con el aceite. Añadir la harina que removeremos con una varilla durante uno o dos minutos, que se cocine, de manera que no se formen grumos. Ir añadiendo la leche poco a poco, removiendo de vez en cuando. Para que la bechamel tome color, si se quiere, se le puede añadir la cucharada pequeña de tomate frito. Sazonar al gusto.
Cuando se vayan a degustar, cubrimos con el queso rallado y gratinamos durante 5 minutos, aproximadamente.

Están muy ricos. Sus hijos, si los tienen, se los agradecerán ….. y ustedes también.

SON AS ELECCIÓNS MUNICIPAIS

Un ano máis estamos en plena campaña electoral para elexir aos nosos representantes no Concello.
Sempre lembro, cando isto sucede, unha película que fora ver ao cine en Lugo –hai xa máis de 20 anos- titulada “El disputado voto del señor Cayo, dirixida por Antonio Jiménez-Rico e baseada nunha novela homónima de Miguel Delibes.
Na verdade, nunca lin a novela que lles cito, nin tampouco volvín ver a película en cuestión, aínda que si conservo certos flashes de memoria visual, que sitúan o espacio da película en terras castelás, secas, frías e montañosas, nas que vivía, nunha pequena casa ou quizás nunha cabana grande de pedra, un home vello e curtido, con boina, caxato e un can.
Non era consciente eu aínda daquela da importancia que podía ter un mísero voto para os intereses dos que pretenden conseguir un escano na Casa Consistorial e, a dicir verdade, tampouco entendera moito da película naquela miña curta idade, tan só   que me causara comicidade, lembro, ver ao pobre do vello correr detrás dun home duns aproximados 40 anos con garavata e cabelo peiteado á raia, como quen pretende espantar as moscas do seu corpo nunha tarde calmiza en pleno verán. Igual que fan as moscas, facía o home este. Voltaba unha e outra vez para conversar co vello e facelo entrar en razón. Pero en cada nova ocasión, traía máis reforzos, de tal maneira que o que primeiramente fora un pequeno malfado para o vello, chegara a converterse nun insoportable sarpullido capaz de irritar ao máis sosegado coala.
Permítanme os políticos ou aspirantes a acadar a responsabilidade de dirixir calquera municipio e administrar os bens públicos cos que contamos, que bote unha pequena gargallada con vostedes pola saúde do Señor Cayo e pola saúde de todos os que tamén, tendo a condición de veciños coma min, quizás tampouco agardamos demasiado dos administradores de turno. Esta afirmación última, probabelmente estea pouco argumentada ou fundamentada, porque nace da pura emoción e non da razón. Pero quen precisa de razóns en cuestións ideolóxicas? Quen precisa de razóns para adorar ao que de tanto ben o forneceu? Quen precisa de razóns para maldicir a aquel individuo, que en certa ocasión non che proporcionou un sopro alentador? Quen precisa de máis razóns se acha, enganadamente, que é aquel e non outro o que lle pode axudar a acadar un obxectivo persoal?
Ben sabía o Señor Cayo, como home ilustrado e vivido, que ninguén daba pesos a catro pesetas. Tiña ben aprendido que a súa mísera pero adorable vivenda, non ía converterse en pazo fachendoso da noite para a mañá por obra dun político que tantas cousas lle daba a entender.
Déixenme, máis unha vez, sen desprezar a política, que bote unha sa risadiña con todos vostedes, con todos os aspirantes a acadar representación, con todos aqueles que cren posuír a razón verdadeira do voto a emitir, con todos os entendidos do asunto que existen no mundo, e que nestes días nos agasallan con opinións fundamentadas, con todos os estadistas de taberna que, a modo de adiviños, pretenden  adiantar os resultados dos próximos comicios.
Déixenme, por favor, porque estas son as eleccións municipais, as para min máis apropiadas para o escarnio de todas as eleccións que poidan existir, as do alcalde comunista que se enfronta ao cura, as do cacique primario, as do bufón adulador vocacional, as do alcalde pedáneo repartindo carteis electorais na hora das funcións e as do neopolítico que ten a chave do progreso local.  Ríámonos un pouco de nós mesmos, que é san. 

  

COMER O DIÑEIRO

Xa tiña claro que nos tempos que corren o diñeiro é a medida de todas as cousas. Tanto tés, tanto vales. Pero nunca pensei que poderiamos chegar a este extremo, o extremo de comer, literalmente, os cartos.
Igual é que non estou moi posto en lamboadas deste tipo, aínda que recoñezo que en ocasións consumo bolería industrial, como tanta xente. Pero é que hai uns días atopei uns nenos comendo papeis pola rúa. Deume que pensar o asunto e pregunteille ao consumidor.

- Que comes?
Ao que me contestou.
- Son billetes como de papel.
- E a que saben?
- Son como las ostias del cura pero con azúcar.

Deume que pensar o asunto e, na verdade, chamoume moito a atención este novo xeito de márketing para nenos. Igual xa non é un produto novo e é que eu estou algo desfasado. Coñecía as pulseiras de goma con formas distintas, os Gormitis, os cromos de fútbol, pero en asuntos de lambetadas quedei nos Palotes, nos Loli pops, nas noxentas dentaduras gominola e nos Peta Zetas, que estombaban na lingua ao entrar en contacto coa saliva.
Nunca puiden imaxinar que chegaran a inventar obleas deste tipo, con forma de billete para atraer a curiosidade infantil e así crear unha forma distinta de divertimento gastronómico.
Lembro que existían, sendo eu neno, paquetes de tabaco de chocolate, e supoño que aínda seguirán a existir, e que non mos mercaban meus pais porque disque fomentaban o tabaquismo. E as obleas estas non fomentarán o materialismo e o consumismo?. Pero claro, estes dous últimos ismos son considerados socialmente valores positivos, porque a vida consiste no exercicio de acumular riquezas materiais. Cantos máis bens deste tipo se posúan, maiores posibilidades de acadar a felicidade. Aínda que, como vostedes ben saben, os cartos axudan pero non outorgan o don da felicidade. Xa, xa, entendo… .
E digo eu, en vez de utilizar motivos pecuniarios non podían adornalos con dibuxos doutro tipo, non sei, quizás personaxes de contos ou ídolos musicais do tipo Justin Beaber ou Hannah Montana, mesmo con paisaxes marabillosas que espertasen a curiosidade por coñecer novos mundos. Aínda que pensándoo ben, poden ser moi útiles nos colexios, como actividade de motivación, para aprender a contar os cartos ou para a asimilación dos números decimais, sempre e cando os xuntemos coas tabletas de chocolate en forma de moedas.
Segundo me explicaba una nena amiga miña, existen billetes-oblea con azucre de varios tamaños e varios valores. O seu prezo é de 0,10 céntimos de euro, máis caros ca o papel de Estado.

TRES BANCOS COMO TRES MOAIS

Son tres bancos de madera colocados en A Pena do Xuncal, en la ría de Ladrido, donde finaliza uno de los caminos que van a dar al mar, que no es el morir.
El lugar es muy tranquilo, la mayoría de los que por allí vamos somos vecinos de la parroquia que cuando disponemos de un momento libre nos acercamos a tomar el aire, el sol (cuando el tiempo lo permite), a pescar o a charlar. Puede que en alguna ocasión se acerque algún individuo foráneo, pero casi siempre conocido, que siente curiosidad por estos lugares alejados del bullicio y la sociabilidad de las playas con castillo de arena.
Según se mira, hacia el margen derecho, hai una pequeña cala con arena y algo de piedra, así como unos peñascos de mayor tamaño. Puede uno elegir entre instalarse en la parte arenosa y mancharse la piel de arena o sentarse en una roca para no tener que limpiarse posteriormente.



En el inicio existe una zona de juncos de la que emana una fuentecilla, como un pequeño abrevadero en el que poder beber agua fresca. Hay que tener mucho cuidado porque a nada que se despiste uno y roce con su mano o su boca el barro arenoso, se enturbia completamente, teniendo que esperar 10 minutos como mínimo si queremos volver a beber en condiciones óptimas.
Si nos sentamos en los bancos y miramos al frente, podemos ver lo que aquí llamamos “area branca, por tener un color blanquecino que contrasta con el cromatismo apizarrado de la arena del otro lado de la ría, es decir, de la de nuestra orilla.
Cuando la marea está baja -porque la marea tarda en subir por completo, aproximadamente, 6 horas, y tarda otras 6 horas en volver a bajar, de manera que se completa un ciclo cada 12 horas- es posible cruzar la ría andando y dar un paseo por la Praia de Morouzos, que tenemos enfrente. A la derecha de los bancos (que observamos en la primera foto) podemos contemplar la Illa de San Vicente. Con marea baja, si caminamos hacia la derecha encontraremos una zona de rocas con mejillones diminutos pegados, lapas, bígaros, camarones, quisquillas, cangrejos pequeños y demás. Al fondo de la ruta explorable desde tierra hay una pequeña playa llamada “A Foz”, casi siempre desierta, pero yo a veces voy a bañarme allí, porque además, siempre con marea baja, el agua suele estar con temperatura óptima para poder entrar en ella sin dificultad. Hace ya 20 años o más que veraneaban por aquí unos alemanes que siempre elegían esa playa, decían en la aldea que se desnudaban por completo, pero bueno, como eran alemanes, pensaban distinto y venían del país del más allá, no sólo se admitía, sino que se veía como algo positivo.


No es necesario utilizar cemento para desarrollar un lugar. Tantas veces, basta con dejarlo como está, porque la naturaleza no nos necesita para nada, nosotros somos parte de ella, si la maltratamos nos hacemos daño a nosotros mismos. Y no nos damos cuenta de ello. Por eso estos tres bancos de madera, como tres Moais que miran a lo lejos y que acogen a cualquiera en su lecho, son la única infraestructura que se necesita en un entorno como el que les describo.


Fotografía 1: Illa de San Vicente, en la intersección entre las rías de Ladrido y Ortigueira.
Fotografía 2: A Pena do Xuncal, en la parroquia de Ladrido.
Fotografía 3: Al fondo "Area branca" el final de la lengua de dunas de la Praia de Morouzos.

HOY PROPONEMOS CALLOS CON GARBANZOS

Un plato muy agradecido tanto para el que los cocina como para el que los degusta. Para el primero porque una vez hechos, basta con rellenar cazuelitas pequeñas o soperas grandes con un cazo, lo que evita mucho trabajo en el momento de servir al comensal y para los segundos, porque están muy ricos. No es que aguanten varios días en la nevera, es que el reposo, como a casi cualquier guiso, les sienta maravillosamente bien. Yo mismo, si no han estado en reposo 24 horas mínimo, no los como.
Son un manjar de los de toda la vida y nuestra experiencia nos demuestra que siempre tienen salida, porque en todo momento hay clientes ansiosos por zamparse una ración hermosa o una cazuelita con cucharilla de postre. Luego piden más, claro. Por eso los hacemos con tanta asiduidad.
Están hechos, básicamente, a base de vientre y pata de ternera, con su choricito troceado y demás.
Si me permiten la licencia y quieren hacer callos, no les echen especias para callos o mezclas por el estilo, pues podrían repetirles al paladar. Tengan cuidado con la grasa porque una comida grasienta en exceso puede incluso repeler y hacer que el comensal tenga una bomba en el estómago durante parte de la tarde y toda la noche. Nosotros pensamos que cada comida debe saber a lo que es y de esta manera intentamos elaborarlas. Si les digo la verdad, nunca he entendido la gastronomía de algunos países, en las que mezclan tantas especies diferentes en un mortero para luego añadirlas al caldo que corresponda. Tantos sabores diferentes ¿no se matarán los unos a los otros? ¿Será para disfrazar la mala calidad del producto?. Que disculpen mi ignorancia los amantes de la cocina hindú y demás, pero la distancia cultural no me permite entender -aunque me considero una persona abierta a propuestas diferentes, que creo siempre enriquecedoras- esta forma de proceder. Probablemente no sea cuesión de entender nada, sino de probar. Seguramente.
En mis primeras sesiones de cocina televisiva con Jimmy Oliver, observaba que mezclaba tantos ingredientes en un mortero para una sola elaboración que se me hacía rarísimo, exótico, ajeno a mi cultura gastronómica y creo que también a la gastronomía ibérica y a la cocina francesa de toda la vida que, en esencia, son las fuentes de las que bebemos. Luego, de leer tanto blog y ver tanto Canal Cocina incluso me he ido acostumbrando, pero todavía no lo he asimilado del todo y creo que estoy lejos de ponerlo en práctica. Aunque todo puede cambiar. Pero, sinceramente les digo, que tales elaboraciones no pintan nada en este nuestro contexto, salvo para organizar una fiesta gastronómica y temática.

TORTA DE QUEIXO CON CAREIXÓNS

Estoutro día, como quen non quere a cousa, tomei a decisión de ir pasear por un camiño diferente ao que é habitual. Non había ninguén, porque penso que pouca xente pasa por alí, unicamente irán as persoas que teñen terreos por esa zona cando toca rozalos ou labralos, penso eu. O caso é que camiñando, entre unha fala e outra, atopei un filón de careixóns ou cacareixóns –elixan a forma que prefiran- nunha arribada a carón do camiño segundo se sobe á dereita.



Non vira tantos desde que era neno e me levaba miña tía polos campos xa coñecidos seus, nos que sabía que abundaban. Levabamos unha bolsa pequena de plástico e, aos poucos, eu ía enchendo aquel saquiño dos pequenos froitos silvestres, mentres ela me alertaba:
- Mira aquí Luís, mira cantos hai neste sitio. Ven axiña… corre!.
Entón eu, sabedor da súa sapiencia e boa vontade, apresurábame e comezaba a recolectar coa ansia dun neno mentres lle dicía:
- Los que no son tan rojos tambien los puedo coger, o es mejor dejarlos para otro día.
Eu sempre collía máis ca ela, evidentemente, porque me cedía o pracer de apañalos. Unha hora ou dúas máis tarde, xa na casa, comiamos con azucre os que sobreviviviran entre os xa inxeridos no propio campo e durante o percorrido de volta.
Outros días, tamén sendo neno, ía cos compañeiros da aldea, pero neste caso nunca levabamos a bolsa, improvisabamos cunha palla, que era o propio, á que lle iamos inserindo os careixóns a modo de brocheta.
Pois resulta que hoxe, lembrei o filón que vira estoutro día e que tiña gardado na memoria. Alá fun. Arranquei unha palla e, como cando era neno, fun incrustando cada froitiño co cuidado preciso en cada unha das herbas que por alí había e que me parecían as máis apropiadas para tal labor. Algúns careixóns cominos in situ, como é de rigor, e os máis aproveiteinos para decorar e mellorar un pequeno pedazo de torta de queixo que había na casa.
Do sabor dos careixóns mellor non escribirei nada, porque supoño que vostedes xa os terán probado nalgunha ocasión, e ademais considero de mal gusto describirlles o seu sabor. Os sabores próbanse, non se describen, e aínda que quixese non sabería facelo.
É unha mágoa que este tipo de froitos non se poidan mercar habitualmente nas froiterías dos grandes centros comerciais, ou se cadra é unha sorte porque deste xeito o seu disfrute faise máis especial.