PENSIÓN BAJAMAR
Ladrido s/n
Ortigueira
A Coruña 15339
bajamarladrido@gmail.com
981 408 063

PIMIENTOS DEL PIQUILLO RELLENOS. RECETA


Son un clásico de la cocina vasca, o navarra o vasco-navarra. Doy las gracias a quien me los ha enseñado a hacer de esta manera, un amigo bilbaíno gran amante de la cocina de calidad. Nosotros solíamos comerlos sofreídos a fuego muy lento con un poco de ajo cortado en láminas y un un par o tres de cucharadas de aceite de oliva, sobre todo para acompañar un par de huevos fritos. Otras veces los utilizamos revueltos también en huevo o para acompañar una carne de ternera, por ejemplo, y así aliviar nuestro paladar, tan acostumbrado a la patata frita o cocida como guarnición.
Esta forma, que casi no necesita presentación, pues se trata de un clásico que muchos seguramente habréis ya elaborado en vuestras casas, es un primer plato perfecto y delicado que debemos preparar cuando tengamos ganas de cocinar y la paciencia necesaria para rellenar uno por uno estos exquisitos manjares que la huerta nos brinda.

Para elaborar unos 15 pimientos del piquillo rellenos se necesitan.

-         20 pimientos del piquillo
-         Un filete mediano-pequeño de bacalao desalado
-         Unas 8 ó 10 colas de langostino
-         Aceite de oliva
-         Leche entera
-         Harina
-         2 huevos
-         Pan rallado
-         Sal
-         4 dientes de ajo
-         Mantequilla.

El primer paso es hacer una bechamel con dos nueces de mantequilla, harina, leche y sal. Sofreímos el bacalao y las colas de langostino cortados en trozos pequeños en un chorro de aceite de oliva y los incorporamos a la bechamel. Dejamos reposar 10 minutos este relleno.
Con una cuchara de postre vamos rellenando, poco a poco y con mucha paciencia, cada pimiento. Una vez rellenos los rebozamos con harina, huevo y pan rallado y los pasamos en una sarten con aceite de oliva a fuego medio.
Para hacer la salsa basta con sofreír en aceite de oliva unos dientes de ajo y los pimientos restantes que no hemos rellenado. En un vaso batimos estos ingredientes.
Colocamos la salsa en el fondo de una fuente y  los pimientos por encima.

CAPELIÑAS: SAN ANDRÉS EN LOIBA

É a capela de San Andrés, unha das nosas capelas preferidas. Está ubicada en Loiba nun lugar chamado a feira, porque era alí onde, tradicionalmente, se celebraban este tipo de eventos. É moi pequeniña e ten un estilo similar ao gótico, que nós deducimos polos grandes ventanais –en comparación co conxunto da construción- rematados en punta.
A nós parécenos unha capela sensacional que dota o entorno, xunto coas casas que a rodean e os postos de venta das feiras, dun ambiente fantástico de sosego. É de destacar, ademais, que a herba sempre está verde e cortada aínda que ás veces hai algunha ovella comendo allea á nosa presenza. Asemade, conta cunha imensa árbore no atrio que dota de plasticidade o conxunto.
Case nunca hai ninguén, tan só os veciños do lugar que incluso se extranan de que alguén non habitual vaia tirar unha foto. É habitual que aló á tardiña, se poida atopar un con 10 ou 20 persoas cando máis, que acoden á misa que se celebra dous ou tres días por semana.
Por sorte, diremos nós, non é un lugar de interese turístico especial, por iso aínda se pode pisar e ulir a herba no canto de ter que ir sobre cemento, tan só está asfaltado naqueles lugares nos que é estritamente necesario.


CAIXA-CASA DE BISCOITOS

     

É fantástica esta caixa de bocadiños de biscoito holandés que nos agasallaron esta semana. É deses agasallos que che fan tanta ilusión polo envoltorio como polo contido.
A primeira impresión é que se trata dun cartón de zume con porta e xanelas. Ao abrila pola parte superior as lapelas forman o sobrado en forma triangular típico das casas holandesas. Este tipo de caixas casas son típicas dunha pequena vila holandesa chamada Zutphen. Os biscoitos comémolos e a caixa aí quedou formando parte da decoración do comedor.
Non diredes que non é orixinal?